Diario Progresista: Asefiget lamenta que la reforma fiscal no mejore en estabilidad, neutralidad y simplicidad el sistema tributario

diarioprogresista

La Asociación Española de Asesores Fiscales y Gestores Tributarios lamenta que la reforma fiscal no sea transparente ni sencilla, por lo que el sistema tributario no mejora en estabilidad, neutralidad y simplicidad. Condiciones fundamentales, según Asefiget, para afrontar los retos de la economía global y otorgar seguridad jurídica al obligado tributario.

Durante la celebración de las XIV Jornadas Tributarias los asesores fiscales han coincidido en que la reforma fiscal no es acorde con la situación actual de los contribuyentes y sobre todo de las pymes y autónomos. Estos últimos considera Asefiget, verdaderos creadores de empleo y riqueza y los únicos agentes que pueden conseguir y afrontar la recuperación económica.

La denominada reforma fiscal tiene luces y sombras, por lo que los asesores fiscales señalan que tendrán que acudir a cada caso en particular para observar qué contribuyentes ganarán y quienes perderán.

La bajada de impuestos que preconiza el gobierno no es tan importante, según la Asociación. Las rentas bajas menores a 12.000€ al año son una de las más favorecidas por no tributar, por el contrario, la rebaja será menor para las rentas de entre 12.000 y 30.000 € brutos al año.

Al respecto, Asefiget anuncia que las rentas por encima de 40.000 € brutos al año verán como los impuestos subirán de forma moderada en comparación con lo que pagaban en 2011. Sin duda, las rentas más beneficiadas serán las que superen los 120.000 euros brutos al año.

La gran mayoría de PYMES y micropymes en la práctica tendrán el mismo tipo impositivo (25%) e incluso verán como se incrementa en los casos en que venían disfrutando del tipo reducido por el mantenimiento o creación de empleo (20%) quedando equiparadas al tipo general que aplican las grandes empresas.

Además se verán perjudicadas ya que el Proyecto de Impuesto sobre Sociedades deja al libre arbitrio del actuario de la Administración, la admisión o no de facturas cuya deducibilidad se ha producido.

En el Anteproyecto de la Ley General Tributaria, la modificación del régimen legal de interpretación de las normas tributarias se determina de una forma ambigua por lo que va en decremento de la seguridad jurídica.

La ampliación de las medidas cautelares en el Anteproyecto, provocarán, si no se aplican con proporcionalidad, el cierre de empresas, tal y como ocurre en la actualidad.

Asimismo, la modificación en relación al conflicto en la aplicación de la norma tributaria, se vuelve a incidir en la enorme potestad sancionadora de la Administración, en perjuicio de políticas preventivas y persuasivas.

También en el Anteproyecto de la LGT, algunos preceptos vulneran ciertos derechos del contribuyente. Concretamente apuntan fuentes de Asefiget, se conculca el derecho de defensa del obligado tributario al imponer un ámbito temporal para la protección de pruebas documentales.

En este sentido, podría conculcar la presunción de inocencia del contribuyente así como dejar inoperante el instituto de la prescripción.

Los asesores fiscales concluyen que la reforma fiscal son meros cambios y no se han consensuado ni con agentes sociales ni con los operadores del Derecho Tributario.

Asimismo, Asefiget recuerda la importancia del colaborador social y añade que la Administración española es la más barata de nuestro entorno ya que cuentan con la labor de los asesores fiscales a coste cero.

 Artículo completo