Juan Ramón Fernández indica la importancia de declarar los ingresos recibidos por alquiler de vivienda.

Si no declaras esos rendimientos, te expones a fuertes sanciones y recargos. Posiblemente la liquidación que Hacienda te mande no aplique los gastos deducibles y además perderás el derecho a la reducción del 60%. Por lo que siempre es más beneficioso declarar las rentas obtenidas por los alquileres que no hacerlo.